Crema humectante casera

¿Qué es y para que sirve una crema humectante?




Los humectantes son ingredientes que se encuentran en determinados productos, y que se encargan de atraer la humedad. En este artículo veremos como crear por nuestros propios medios una crema humectante casera, ya que son ideales tanto para piel de la cara como para el resto del cuerpo porque atraen la humedad ambiental, por lo que mantiene durante mucho más tiempo la piel y el cabello hidratado.


Aplicación de crema humectante en la cara

Es importante que a la hora de usarlo tener en cuenta la humedad del aire del sitio donde nos encontremos (zonas próximas al Ecuador y los sitios costeros), ya que dichos lugares son bastante húmedos. Por lo que será necesario analizar la porosidad de la piel y el nivel de sequedad para obtener los mejores resultados.

Existen muchos de origen natural (como miel, manteca de karité, aceite de jojoba, jugo de aloe vera, aceite de aguacate, glicerina, etc.), así que también podemos fijarnos si en el listado de ingredientes si alguno de los productos que tenemos contiene cualquiera de estos componentes.

Recetas para cada tipo de piel

A continuación vamos a identificar los diferentes tipos de pieles e indicar los aceites que se recomiendan utilizar para obtener los mejores resultados. En el apartado veremos como crear una crema humectante casera, pero es necesario determinar el tipo de aceite que se debe utilizar.

Pieles grasas

Aceite de jojoba como ingrediente para hacer cremas humectantesEste tipo de piel sufre a menudo de los poros agrandados y a menudo tiene manchas y decoloraciones de la piel. La superficie de la piel se vuelve grasienta poco después de lavarse la cara, y la capa de aceite que se genera parece gruesa y brillante.

En caso de que tengas una piel grasa, es importante utilizar una crema de calidad porque, por el contrario al lavarte la cara con ella el exceso de aceite evitará que cumpla su función, ya que la carencia de humedad en tu piel provocará que produzca más aceite creando así un círculo vicioso sin fin.

A la hora de seleccionar los componentes para realizar tu propia crema, puede ser interesante incluir alguno que se encargue de luchar contra el acné, ya que éstas, por regla general ayudan a reducir el tamaño de los poros, la reafirma y combaten las manchas en la piel.

Aceites recomendados para pieles grasas:

Aceita de jojoba o de coco.


Pieles normales

El aceite de coco es un ingrediente muy fácil de encontrar para hacer cremas facialesEn este tipo de pieles, los poros son generalmente más pequeños y casi invisibles a simple vista. Las pieles normales suelen tener una tez más equilibrada con pocas manchas o decoloraciones. Por otra parte, estas pieles no son excesivamente sensibles a fragancias u otros aditivos que se pueden encontrar en muchos productos, como pueden ser los maquillajes o de cosmética general, sin embargo la sensibilidad de la piel suele variar de unas personas a otras.
Utilizar este tipo de crema de forma diaria te ayudará a mantener hidratada la piel y evitar problemas futuros. Por lo tanto, si tienes una piel normal, lo mejor que puedes hacer es utilizar cremas  con base de agua que son bastante ligeras y se evitará la obstrucción de los poros de la cara.

Aceites recomendados para pieles normales:

Aceite de avellanas, jojoba, sésamo, de coco o manteca de karité.


Pieles mixtas

El aceite de sésamo tiene magnificas propiedades para tu crema humectanteLas pieles mixtas poseen grasa en áreas específicas de la cara, como puede ser, la nariz, frente y la barbilla, combinándose a su vez con zonas de piel seca, de ahí el nombre de pieles mixtas. La disposición de las manchas aceitosas en cara con este tipo de piel se conoce comúnmente como la zona T. Al tener este tipo de piel, las manchas generalmente aparecerán en el centro de la cara, mientras que otras áreas la piel es normal o seca.
Puede ser complicado encontrar una crema que trate de una manera efectiva las diferentes áreas de la piel. Por lo que una recomendación sería, tratarlas con dos cremas distintas, combinando los ingredientes más óptimos para obtener buenos resultados. Puedes fabricar el número de cremas (que puedes encontrar para cada tipo de piel, en este mismo artículo) que necesites en función de tu tipo de piel, pese a que suponga una mayor inversión de tiempo, tu piel lucirá mucho más bonita.

Aceites recomendados para pieles mixtas:

Los mismos ingredientes que para las pieles normales. En caso de que tengas la piel muy seca utiliza aceite de aguacate.


Pieles secas

El aceite de aguacate es muy nutritivo e hidrata muy bienEl principal problema de este tipo de pieles es que tienen a ser menos flexibles que los otros tipos de pieles, y a menudo encontrarás parches rojos y secos, donde se puede apreciar una decoloración de la piel. Si no se hidrata, aparecerán a muy temprana edad arrugas en el contorno de los ojos, que con el paso del tiempo que volverán más pronunciadas. Las cremas humectantes son altamente recomendadas para este tipo de piel, ya que lo importante, es que absorba la humedad del ambiente para que se mantenga hidratada y disminuyan las grietas y por lo tanto la aparición de arrugas.

Aceites recomendados para pieles secas:

Aceite de aguacate, coco, germen de trigo, almendras e incluso manteca de karité.


Pieles sensibles

El aceite de avellanas es muy suave, recomendado para pieles sensiblesEste tipo de piel se asocia generalmente al tipo de piel seca, pero la diferencia es que este tipo de piel no es sólo seca, sin embargo se suele irritar y agrietar con frecuencia cuando se utilizan productos de cosmética, sobre todo los que poseen una base de alcohol.

Por lo tanto, si tienes pensado utilizar Aloe vera como uno de los componentes para fabricar una crema humectante te recomiendo que antes de triturarlo, lo laves con abundante agua, ya que de lo contrario, la sustancia viscosa que desprende, te irritará la piel con total seguridad, ya que es bastante fuerte.

Aceites recomendados para pieles sensibles:

Aceite de jojoba, avellanas, sésamo,  o de coco.


 

¿Cómo elaborar crema humectante casera en poco tiempo?

A continuación veremos como hacer esta crema utilizando ingredientes que se pueden conseguir muy fácilmente. Primero de todo, te recomiendo que reserves un espacio en una mesa para colocar todos utensilios que vayas a necesitar durante la fabricación de la crema. También es importante que tengas cerca una toma de corriente para la batidora (se puede hacer a mano, pero se tarda bastante más).

Materiales necesarios

  1. Batidora
  2. Recipientes donde la batidora pueda hacer bien su trabajo.
  3. Un recipiente con agua (puede ser del grifo) y hielo.
  4. Agua destilada.
  5. Ingredientes en función de cada tipo de piel.

Ahora veremos los pasos a seguir para su preparación. Pero antes de nada, debes asegurarte de que lo tienes todo a mano y algún que otro trapo para limpiar la mesa y los utensilios.





Ingredientes para la crema con aceites

  1. Agua (destilada): 100 ml
  2. Aceites: 66 ml. En el apartado anterior puedes encontrar el más recomendado para tu tipo de piel.
  3. Aloe vera: Depende del tamaño de la hoja, pero con 3 ó 4 trocitos bastará. (Bien pelados y lavados con abundante agua).
  4. Cera natural de abeja: 10 – 12 gramos. Mientras más natural, más propiedades y mejores efectos tendrá la miel en nuestra piel. Por otra parte, disminuyen las posibilidades de sufrir algún tipo de reacción debido a algún componente químico.
  5. Hierbas naturales (opcional): Por ejemplo puedes agregar lavanda, manzanilla u otros, siempre y cuando no las agregues con ramas que no puedan ser trituradas por la batidora.

Modo de preparación

  1. Colocamos el recipiente con aceite al baño maría, y a continuación le agregamos la cera.
  2. Cuando empecemos a ver que la cera comienza a derretirse, ponemos a calentar el agua.
  3. Es importante que tanto el aceite como el agua se encuentren a temperaturas muy similares, ya que de lo contrario al verter uno sobre el otro, se cortaría.
  4. La temperatura no debe de sobrepasar de los 80 grados. Se puede medir con un termómetro de cocina.
  5. A continuación le agregamos el agua caliente al aceite. Es mucho mejor agregar el agua al aceite que el aceite al agua, el porqué, es que si lo hacemos al revés se desperdiciará aceite en las pareces del recipiente.
  6. Batimos la mezcla durante 20 segundos y colocamos el recipiente dentro del que contiene el agua y hielo.
  7. Agregamos los trozos de Aloe vera (que ya teníamos cortados y lavados) al recipiente. Y batimos.
  8. Debemos batir la mezcla hasta que se enfríe (siempre dentro del recipiente del agua fría).

cera-abejas-natural

 

Nota: Es más que recomendable utilizar aceites extraídos a bajas temperaturas, es decir, prensados en frío. Ya que de esta forma, conservan muchas más propiedades.


Ingredientes para la crema “ligera”

  1. Agua (destilada): 94.4%
  2. Glicerina: 5.6%

También puedes utilizar esta otra variante.

  1. Agua (destilada)
  2. Aloe vera (pelar muy bien, y lavar con abundante agua, ya que de lo contrario puede irritar la piel).

Modo de preparación

Simplemente debes mezclar los ingredientes en un recipiente y listo (receta con glicerina). Si por el contrario realizas la de aloe vera, es necesario que aparte de lavarla con agua, debes triturarla (batidora) y colarla para evitar grumos.

No hagas mucha cantidad, es preferible que la hagas una vez por semana.

Nota: Los valores que doy, son valores base, puedes modificar las cantidades si observas que no se ajusta a tus necesidades.


¿Como aplicarla sobre la cara?

Este paso desde luego que es el más sencillo y divertido. Simplemente debes ir agregando crema en la cara según la vaya necesitando, es decir, agregar poco a poco para no crear una membrana que impida la transpiración de la piel.
Con respecto a la forma de aplicarla, lo recomendable es en circulo y de vez en cuando cambiar el sentido del giro para que se impregne mucho mejor en la piel. Antes de nada te recomiendo encarecidamente que leas el apartado de recomendaciones que dejo justo aquí debajo, para que no tengas ni un solo problema.

 

Recomendaciones

Hay que tener en cuenta que si no has realizado antes un tratamiento para mantener la piel hidratada, te recomiendo que antes de aplicarte la crema sobre la cara que realices una prueba en el dorso de tu mano o en reverso de tu antebrazo, ya que al ser áreas más sensibles de la piel, notarás rápidamente si se produce algún tipo de reacción, como pueden ser manchas rojas o algún tipo de reacción alérgica.

Por otra parte también te recomiendo que hagas poca cantidad, ya que puede darse el caso de que se te ‘corte’ durante la mezcla y se eche a perder (con la práctica tendrás más seguridad y experimentarás nuevas recetas por tu cuenta), y otro motivo es que tiene un tiempo de caducidad de aproximadamente 3 meses, en caso de climas muy cálidos un mes (se puede conservar en el frigorífico).

 

Conclusión




Si ya te cansaste de probar multitud de productos comerciales o simplemente quieres evitar los diversos componentes químicos que se pueden encontrar en dichos productos, es bastante interesante el mundo de las cremas naturales, ya que experimentando y variando ingredientes puedes lograr muy buenos resultados; y mejor aún, una crema casera totalmente hecha a medida por ti.


Antes de irte te pediría por favor, si puedes, que le dieras un +1 de Google Plus para que este artículo llegue a un mayor número de personas para que este artículo pueda serles de utilidad. Muchas gracias.

Deja una respuesta