Consejos para el cuidado de la piel en Otoño




En este artículo vamos a ver algunos consejos para el cuidado de la piel en otoño, ya que un cambio de estación normalmente significa un cambio en la forma en la que se comporta nuestra piel, que a menudo tiene como resultado: sequedad en la piel, granos y un aspecto deslucido en general. Aunque parezca contradictorio, la cantidad de granos pueden aumentar considerablemente durante la temporada de otoño.

El flujo de aceite que se produce en la piel durante los meses de verano continúa produciéndose, sin embargo, el aire más frío está creando capas de células muertas en la piel. Esto atrapa el aceite y bacterias bajo la superficie de la piel, lo que produce un aumento en la aparición de granos.

Además de esto, la piel puede comenzar a necesitar más hidratación. No es necesario revisar tu rutina por completo, pero sí es necesario hacer algunos ajustes menores a su régimen para que la piel se mantenga saludable durante este cambio estacional.

Aquí os dejo unos consejos para hacer la transición de verano a otoño con buenos resultados:

 

8 consejos para el cuidado de la piel en Otoño

Cambia tu rutina de limpieza

Durante los meses de verano, el gel y las espumas de limpieza son ideales para realizar una limpieza profunda por la mañana y noche; sin embargo, éstas pueden provocar sequedad en la piel una vez que bajen las temperaturas y se esté produciendo menos aceite en nuestra piel.

Limpieza diaria de la piel

Mantener una limpieza diaria de la piel será muy beneficioso para la piel

Una buena práctica es utilizar un gel limpiador libre de sulfato por la mañana y una loción limpiadora por la noche. El gel ofrecerá una limpieza profunda en los poros, mientras que la loción al ser un poco más suave, puede hacer un trabajo más eficaz a la hora de disolver el maquillaje de la cara y del interior de los poros.

 

Buena hidratación de la piel

Los tónicos de limpieza se suelen pasar por alto muy a menudo en un régimen de cuidado de la piel. Si no estás utilizando uno, ahora es un buen momento para empezar. Tónicos que son libres de alcohol son una manera perfecta de dar a tu piel el agua y la hidratación que necesita tan desesperadamente en otoño, cuando las temperaturas son más frías. Células de la piel son como los peces y necesitan agua para vivir.

La hidratación es fundamental para la piel durante el otoño

Es importante mantener una buena hidratación de la piel, sobretodo en las partes más expuestas al frío.

Utiliza un tónico sin alcohol sobre la piel después de realizar la limpieza e inmediatamente debes aplicar el suero o crema hidratante mientras aún se encuentra la piel húmeda para sellar la hidratación y mantener sus principios activos.

 

Utilizar una crema hidratante más espesa

Una crema hidratante ligera es suficiente para la mayoría de tipos de piel en verano, pero cuando la temperatura comienza a bajar, es importante aplicar crema un poco más espesa para evitar la pérdida de humedad.

El uso de crema hidratante de textura más espesa permite proporcionar un extra de hidratación a nuestra piel

Se pueden encontrar fácilmente una gran variedad de cremas para los meses de otoño e invierno

Si estás usando una crema hidratante en gel, puedes considerar cambiar a una loción libre de aceite. Si estás usando una loción libre de aceite, considera cambiar a una loción más espesa. Si estás usando una crema, considera cambiar a algo con una consistencia más espesa con ceramidas y aceites ricos en lípidos. Naturalmente, sólo tienes que hacer un cambio si sientes que tu piel podría beneficiarse de ella.

 

Proteger con SPF




Esto puede parecer extraño, pero el otoño (similar a la primavera) es una temporada en la que incurre en una tremenda cantidad de rayos UV. A menudo pensamos que cuando las temperaturas son más frías, el sol no es tan perjudicial, pero esto es falso. Mientras que los rayos UVB (los responsables de causar el bronceado o quemaduras de sol) no son tan fuertes en otoño, los rayos UVA (los que causan cáncer de piel y arrugas prematuras) son tan fuertes como lo son en julio y agosto.

Es muy recomendable la utilización de crema solar en la piel, incluso en los meses de otoño

Altamente recomendable utilizar protectores solares graduados para tu tipo de piel

La protección de la piel es un trabajo duro que dura durante todo el año, así que asegúrate de aplicar un protector solar formulado para tu tipo de piel de la cara, cuello, y cualquier área del pecho expuesto para proteger de la luz solar directa.

 

Añadir Retinol a tu rutina

Si te tomaste un descanso de Retinol (vitamina A) durante el verano, ahora es el momento de recuperarlo y aplicarlo en tu rutina de cuidado de la piel.

El Retinol mejorará la textura de tu piel

Puedes encontrar este ingrediente un multitud de productos de cosmética

Puedes optar por cualquier tipo de un suero sin receta o con receta que ayudará a reducir drásticamente la aparición de manchas marrones causadas por el sol del verano, líneas y arrugas. Indiscutiblemente, el retinol es un ingrediente científicamente probado para suavizar la textura de la piel.

 

Exfoliar

Debido a que ciertos tipos de piel pueden ser más propensos a un aumento de la sensibilidad en verano debido al calor, cloro y el sol, la exfoliación de la piel debe ser mínima. Pero con la llegada del otoño, la exfoliación es imprescindible a la hora de reparar y recuperar el brillo.

Es recomendable el uso de exfoliantes para el cuidado de la piel en otoño

Existen algunos tipos de exfoliantes para la piel que son menos agresivos

Para mantener una piel sedosa y suave, un exfoliante facial es prácticamente obligatorio. El exfoliante es también esencial en la reducción de los granos, ya que elimina las células muertas de la piel que retienen el aceite producido por ésta. Es necesario realizar una exfoliación de forma regular te ayudará a levantar la decoloración de la piel (como manchas de sol y cicatrices de acné), eliminar la piel opaca, cansada, seca y para facilitar el crecimiento de nuevas células. Esto le dará a tu piel un acabado impecable.

 


Cambiar el tipo de máscara que utilizas

Las máscaras de gel a base de agua son las mejores para la hidratación de la piel, por lo que son beneficiosas para las pieles grasas, donde el objetivo es agregar agua a la piel, pero no añadir aceite adicional. También, debido a las bajas temperaturas, son ideales para aliviar el enrojecimiento en la piel sensible, así como las quemaduras de sol.

Elegir el tipo de mascarrilla de piel que mejor se ajuste a tus necesidades

Las mascarillas son ideales para la hidratación de la piel durante las horas nocturnas

Durante el otoño, sin embargo, puedes considerar realizar un cambio a una máscara de crema si observar que tu piel esta un poco más seca de lo normal. Estas contienen aceites hidratantes que ayudan a hidratar profundamente. Muchas máscaras de cremas no deben ser enjuagadas después de que se hayan secado (a diferencia de las máscaras de gel o de arcilla tradicionales), ya que puedes eliminar cualquier resto de la máscara, por lo que si la dejas, le puedes dar a tu piel un impulso extra de humedad.

 

Escucha a tu piel

Independientemente de las estaciones, nuestra piel, al igual que nuestro cuerpo, está en constante cambio y s adapta a cualquier cosa que pongas en su camino, ya sea de forma interna o externa. Es importante estar atento y escuchar a tu piel en busca de signos de que no está recibiendo lo que necesita. Tirantez, sequedad, aumento de granos y la sensibilidad son señales de que la rutina actual no está funcionando bien y requiere de un cambio.

Presta atención a lo que tu piel te dice. Cuando los problemas de la piel comienzan a aparecer, debes asegurarte de que estas usando productos que abordan específicamente esas necesidades, y si fuera necesario, programar una consulta con un profesional de confianza.




Los cambios estacionales sin duda puede crear un cambio en la piel, por lo que siguiendo estos consejos de la piel y cambiar su rutina, puedes mantener un buen aspecto y sentirse su mejor momento.

Deja una respuesta