11 maneras asombrosas para curar pies muy secos (1 parte)




Tener los pies muy secos y agrietados no es solo anti-estético sino que también puede resultar doloroso. A veces las duras condiciones climatológicas, como el aire seco en invierno o tener una piel proclive a la sequedad, pueden ser las causas de este problema. Pero en la mayoría de las veces, la dejadez que mostramos hacia nuestros pies suele ser el principal causante.

Utilizar remedios caseros te puede ayudar a tener unos pies más suaves. Aquí os dejo unos remedios para los pies muy secos.

Remedios para pies muy secos o agrietados

Pies agrietados - miel

1. Miel

La miel es un gran regalo natural para todos nosotros. Incluso puede ser milagrosa para los pies agrietados. La miel no solo hidrata tus pies, sino que también actúa como un gran humectante.

Debido a sus propiedades anti-bacterianas y anti-hongos, la miel puede tratar cualquier infección como los causados por el pie de atleta.

Baño de miel

Necesitas:

  • ½ cubo de agua caliente
  • 1 taza de miel

Elaboración:

  • Añadir la miel al agua y remover bien.
  • Remojar los pies en este agua durante unos 20-30 minutos.
  • Frotar suavemente la piel seca.
  • Repetir 1 – 2 veces a la semana.

Como este remedio utiliza una gran cantidad de miel, no podría ser posible para algunas personas hacerlo regularmente. Lo que puedes hacer es tomar un baño de miel para los pies una o dos veces al mes y para el uso diario, utilizar una crema para pies agrietados que puedes hacer tu mismo. Aquí está la receta.

Crema de miel

Necesitas:

  • 1 taza de miel.
  • 1 0 2 cucharadas de leche.
  • El zumo de 1/2 o 1 naranja.

Elaboración:

  • Calentar la miel ligeramente.
  • Añadir la leche.
  • Añadir el zumo de naranja a la mezcla de miel y leche. Ajustar la cantidad según su requisito. Añadir más zumo, si desea que la crema sea más líquida o añadir menor si se desea que sea más espesa.
  • Mezclar bien y guardar en un frasco con tapa.
  • Para aplicar esta crema, primero lavar los pies con agua tibia y usar una piedra pómez o una lima de pie.
  • Después aplicar la crema a tus pies y dejar durante al menos 40-45 minutos.
  • Si es necesario envolver con un paño limpio, vendaje o una gasa.
  • Lavar con agua tibia.
  • Repetir diariamente.

Incluso puedes aplicarla antes de ir a la cama y dejarla toda la noche.
Esta crema casera permanece intacta al menos durante un mes si se guarda en el refrigerador.

La leche ayuda a reparar la piel de los pies debido a la presencia de varios nutrientes, especialmente la vitamina A.
La abundancia de vitamina C del zumo de naranja ayuda a estimular la producción de colágeno, dando a tu piel elasticidad y suavidad.


2. Aceite vegetal




Los aceites vegetables, especialmente los orgánicos y prensado en frío, tienen nutrientes que pueden ayudar a hidratar y proteger la piel. Los aceites vegetales son excelentes emolientes. Un emoliente suaviza y ablanda la piel. Se puede utilizar cualquier aceite vegetal como el aceite de oliva, el aceite de mostaza, el aceite de soja o el aceite de girasol. Las altas cantidades de ácido linoléico en el aceite de girasol forman una barrera en la superficie y en las capas superiores de la piel. Esto ayuda a conservar la humedad. El aceite de coco y el aceite de oliva tambien son anti-bacterianos, y ayudan a proteger la piel de infecciones.

¿Cómo usar el aceite vegetal?

Necesitas:

  • Cualquier aceite vegetal (oliva, coco, mostaza, soja, girasol u otro).
  • Un par de calcetines (opcionales).
  • ½ cubo de agua caliente.

Elaboración:

  • Antes de ir a dormir, remoje sus pies en agua tibia durante unos 10 minutos.
  • A continuación saque los pies del agua, pero no los seques con una toalla. Deja que se sequen un poco durante un par de minutos.
  • Aplicar una capa delgada de aceite vegetal en los pies aún húmedos.
  • Masajear los pies para una mayor absorción.
  • Si es necesario, aplique una capa más de aceite.
  • Por último ponte los calcetines y a dormir. Los calcetines sirven para que las sábanas no se manchen de aceite.
  • Hacer esto diariamente hasta que tus pies mejoren. Después de esto, repitelo una vez por semana y luego una vez cada quince días.

Pies agrietados - azúcar

3. Azúcar

Los gránulos del azúcar pueden hacer maravillas como exfoliante. El Azúcar moreno también contiene ácido glicólico que puede combatir las infecciones bacterianas. El factor más importante es que el azúcar moreno es un humectante natural y atrae la humedad del entorno y la mantiene.

Exfoliante de azúcar moreno

Necesitas:

  • 2 cucharadas de azúcar moreno.
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • 1 cucharada sopera de miel.
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva .
  • ½ cubo de agua caliente.

Elaboración:

  • Combinar el azúcar moreno, la miel, el aceite de oliva y el zumo de limón.
  • Mezclar bien para obtener una pasta.
  • Poner agua tibia en una palangana.
  • Remojar los pies en este agua tibia, durante 10 minutos.
  • Ahora aplicar el exfoliante de azúcar moreno en uno de los pies y frotar con movimientos circulares.
  • Hacer esto hasta que los gránulos de azúcar se derritan.
  • Repetir el procedimiento con el otro pie.
  • Lavar los pies con agua tibia.
  • Repetir 2 – 3 veces por semana y luego una vez a la semana.

Pies agrietados - leche

4. Leche

La leche no sólo es rica en vitamina A y en otros nutrientes que sirven para darle brillo a nuestra piel, sino que también es un buen agente exfoliante. El ácido láctico, puede ayudar a eliminar las células muertas de la piel y a la regeneración de células nuevas. También es importante el hecho de que este ácido láctico en la leche, hidrata la piel y fomenta su capacidad para retener el agua.

Necesitas:

  • 1 taza de leche.
  • 4 cucharadas de azúcar o sal.
  • ½ taza de aceite de bebé o aceite de coco.
  • 5-7 tazas de agua caliente.

Elaboración:

  • Agregar la leche y el agua tibia en un barreño.
  • Remojar los pies durante 8-10 minutos.
  • Agregar azúcar o sal al aceite y mezcla bien para formar una pasta.
  • Aplicar este exfoliante en los pies y frotar suavemente con movimientos circulares.
  • Haga esto durante 5-8 minutos.
  • Ahora lavar con agua tibia y secar.
  • Aplicar alguna crema hidratante o aceite.
  • Esto funciona mejor cuando se hace de noche antes de ir a dormir.

5. Vaselina

La vaselina es un emoliente a base de aceite, esto significa que repele el agua y evita que se reseque la piel. Puedes mezclar la vaselina con zumo de limón para eliminar la piel muerta. Las propiedades acéticas del zumo de limón exfolian tus pies eliminando las células muertas y sustituyéndola por una piel suave y lisa.

¿Cómo hacer una mascarilla para los pies de vaselina y zumo de limón?

Necesitas:

  • 1 cucharadita de vaselina
  • El zumo de 1 limón.

Elaboración:

  • Remojar los pies en agua tibia durante 10 minutos.
  • Ahora sécate bien los pies.
  • Mezclar el zumo de limón y la vaselina.
  • Aplicar esta mezcla a los pies.
  • Frotar suavemente durante algún tiempo.
  • Dejarla por unas horas. También pues aplicarlo por la noche antes de ir a dormir y dejar que actúe durante toda la noche.
  • Por último lavar.

6. Aceite de sésamo

El aceite de sésamo puede actuar como humectante y emoliente, debido a la lista de componentes que los forman, como la vitamina E, los ácidos linoleicos, los ácidos esteáricos y pálmitico. También ayuda a reparar las células dañadas de la piel. El aceite de sésamo también puede combatir las infecciones bacterianas y puede llegar a deshacerse de los talones agrietados debido a estas infecciones.

Necesitas:

  • 1-2 cucharaditas de aceite de sésamo.
  • 1-2 cucharaditas aceite ricino o almendra (opcional).

Elaboración:

  • Remojar los pies en agua tibia durante 10 minutos y secarlos.
  • Aplicar el aceite de sésamo a los pies y frotar suavemente durante algún tiempo.
  • Si encuentras el olor de aceite de sésamo demasiado fuerte, mezclalo con otro aceite como el ricino o aceite de almendras.
  • Hacer esto diariamente, preferiblemente antes de ir a dormir por la noche.



Deja una respuesta